viernes, 26 de enero de 2018

LA EDUCACIÓN AHORA







Vivimos una época de rápidos cambios, donde los modelos de transferencia de conocimientos sufren constantes procesos de reingeniería que se adaptan a las demandas de las crecientes industrias y comercios globalizados. La premisa fundamental es entender que la educación es el motor de desarrollo de la sociedad; es génesis de un saber que forja la personalidad y el carácter de los individuos.

Muchas de las metodologías que se aplican en los niveles escolares fueron diseñadas en función de necesidades del siglo pasado; y atendiendo a los intereses heredados de los procesos de industrialización. Sin embargo los crecientes cambios paradigmáticos generados del empleo masivo de recursos tecnológicos replantea la necesidad de establecer un giro de 180 grados sobre la visión y misión del modelo educacional que rige a las escuelas, institutos y colegios.

Existe una notable consistencia en el hecho de aceptar las habilidades y aptitudes que denotan las nuevas generaciones y que están marcadas por las prácticas en los centros laborales, justificando la dependencia de los productos egresados del nivel diversificado.

Padres y maestros, inmigrantes digitales debemos acomodarnos a un colectivo de educandos, que son nativos de esta aldea global, medida por la tecnología y caracterizada por la inmediatez de los hechos y las noticias.

La gestión de los talentos para el estudio permite establecer un viaje transicional desde la información hasta el conocimiento, valiéndose de las herramientas de informática y centrándose en el protagonismo del estudiante dentro del proceso.

Liderazgo, valores, aprendizaje colaborativo, enseñanza de una de una segunda lengua deben incorporarse a los perfiles de egreso de cada nivel. Aunado a lo anterior, cada vez más las instituciones educativas transitan hacia el empleo de plataformas on line, en donde los tutores pueden tener acceso para enterarse e involucrarse de la construcción del aprendizaje por parte de los estudiantes.

Por otra parte como olvidar aspectos formativos como la habitualidad del compromiso con las actividades, en este sentido es fundamental, desde la infancia inducir al establecimiento de horarios de estudio, que maduren con el tiempo hacia costumbres personalizadas, huellas que conducirán hacia el éxito. 

Es imposible dejar de mencionar las tendencias educativas de cursos sincrónicos desde la web denominados MOOC, en donde el participante puede incorporarse en cualquier momento y recibir al término del mismo una acreditación que certifica los conocimientos y habilidades adquiridas al término de su participación. Consecuentemente también se transita por nuevas formas de prestación de servicio más independiente, liberada de lazos contractuales y patronales, es decirlos freelancer; profesionales en áreas tecnológicas que desarrollan trabajos a distancia sin limitaciones de horarios.
Como podemos ver la educación discurre por una etapa transicional histórica caracterizada por la mutación y la adaptabilidad de los elementos que la integran, atendiendo a los intereses de la industria, banca, comercio y servicios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario