lunes, 20 de junio de 2016

PUNTUALIDAD Y ÉXITO

Dejar las cosas a última hora, no asumir las responsabilidades en tiempo o llegar tarde a reuniones de trabajo, pueden afectar el buen desarrollo de cualquier profesional. La puntualidad es uno de los aspectos más apreciados en el ámbito laboral, debido que es un hábito que representa compromiso, responsabilidad y actitud proactiva. Pero la carencia de esta puede motivar llamadas de atención o llegar hasta despidos. Porque están complicado inculcar la puntualidad. Expertos en el tema confirman que, responde al tema de la aceptación social que se generaliza y que se aprende y se empieza a practicar desde la infancia, haciendo ver que muchas veces los padres de familia no enseñan con el ejemplo. Un niño que está acostumbrado a ver que constantemente los adultos inventan excusas y que consecuentemente no planifican bien su tiempo; seguro será un adolescente que se preocupe por sus responsabilidades hasta el último momento o bien no considere importante llegar temprano a la escuela. Por el contrario, un menor que recibe ejemplo e indicaciones de aprender a dormirse temprano, para levantarse a tiempo, con el objetivo de bañarse y administrar inteligentemente su tiempo, valorando la puntualidad, tendrá altas probabilidades que se convierta en un profesional exitoso La puntualidad nunca debe subestimarse, ya que de esta depende directamente la contratación en una empresa de prestigio, la firma de un contrato importante, la culminación exitosa de estudios a nivel superior o tener una vida familiar exitosa. En las sociedades altamente industrializadas, la puntualidad representa una característica esencial en la dinámica social. Valoremos, integremos y practiquémosla de manera constante para que se constituya en un valor agregado en nuestra personalidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario