lunes, 20 de junio de 2016

EL NIÑO ZURDO

Ser zurdo, no constituye ninguna dificultad,  problema o anormalidad. En la actualidad debe estimularse adecuadamente a los niños que no son diestros en su desempeño. La mayoría de objetos y procedimientos existentes fueron creados pensando en la funcionalidad de la mano derecha. Sin embargo existe un buen porcentaje de niños, jóvenes y adultos que emplean la mano izquierda en sus que haceres diarios.

Ser zurdo es una condición, la cual está programada genéticamente desde el nacimiento. Nuestro cerebro se encuentra dividido  en dos hemisferios, los cuales gobiernan y dirigen la lateralidad del organismo. Mientras el hemisferio izquierdo se aboca mayoritariamente a tareas relacionadas con lo lógico, racional y verbal, en el derecho se desarrolla lo más holístico o intuitivo. Ambos hemisferios determinan en forma cruzada el funcionamiento de nuestro cuerpo, por lo que se dice que una persona diestra tiene como hemisferio dominante el izquierdo.

Cuando un niño inicia sus actividades motrices, es conveniente apoyarle en el desarrollo de sus destrezas y jamás empeñarse en que sea obligatoriamente diestro. Los padres deben trabajar es las habilidades vasomotoras, es decir el seguimiento atento de movimientos ojo- mano y la motricidad fina, partiendo de las acciones del infante, realizando movimientos pequeños y muy precisos; por ejemplo: recortar figuras, hacer cadenas, armar rompecabezas, tomar el lápiz y darle seguimiento a una línea sobre puntos definidos previamente, pintar,etc.

Los logros alcanzados reflejaran los resultados en el dominio de movimiento de manos, pies y la coordinación sincronizada entre ambos.

Una forma en la que l padre puede estimular el desarrollo de la lateralidad, es proveer al niño de una tijera sin punta y que este corte en línea recta o bien siguiendo un trazo definido, sin importar que sea curva o inclinada.

Estudiosos de la logopedia, recomiendan, que el niño participe en actividades dirigidas, por ejemplo lanzando una pelota pequeña con una mano y recibirla con la otra; salando sincronizada mente con un pie; picando con un lápiz la superficie de un foami, y otros.

No existen razones para pensar que la zurdera es un  trastorno ni de aprendizaje, ni de lenguaje o inteligencia. Tampoco es síntoma de destreza. Los zurdos son tan hábiles como los diestros, desde cuando usen su mano preferida.

Para finalizar, son incontables las personas que han trascendido, cuya característica principal, es ser zurdos, entre los cuales podemos mencionar: Brad Pitt, Marilyn Monroe, Tom Cruise, Ludwig Van Beethoven, Sylvester Stallone, Bill Clinton, Gerald Ford, Albert Einstein, Isaac Newton.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario