lunes, 20 de junio de 2016

LOS VALORES MORALES

El valor es una perfección conforme a la dignidad humana.

Cuando los valores se hacen vida en cada persona, se transforman en virtudes.

La Virtud, es un hábito, el de obrar bien.


RESPETO:

Es la virtud que nos hace reconocer los derechos y la dignidad de las personas como seres únicos e irrepetibles, creados a imagen de Dios con inteligencia, voluntad, libertad y capacidad de amar.

Vivir el respeto es promover una cultura de paz.

El respeto es la base de la convivencia en sociedad. Es comprender a los demás, ya sea que estemos o no de acuerdo con su forma de ser.


¿Cómo podemos practicar el respeto?

    Siendo puntual al entrar a clases.
    Convivir con los compañeros de clase, aceptándolos como son.
    No maltratando a nadie.
    Honrando y obedeciendo a sus padres.
    Acepte la autoridad y las normas en general.


SOLIDARIDAD.

Es hacer algo en favor de otras personas.

Al ser generosos con los demás, estamos siendo solidarios.

La solidaridad se traduce en apoyo, ayuda y empatía hacia los seres humanos.

Se es solidario, cuando se busca el bienestar de los demás.

El principio de la solidaridad se fundamenta en el principio de sociabilidad del hombre.

¿Cómo podemos practicar la solidaridad?

    Ayudando desinteresadamente a otras personas.
    Anteponiendo el bien común, al bien particular.
    Participando en actividades de proyección y ayuda social.
    Poniéndonos en el lugar de otro.
    En el corazón de los seres humanos debe haber compasión.

TOLERANCIA:

Es el respeto o consideración hacia las opiniones o prácticas de los demás, aunque sean diferentes a las nuestras. La tolerancia es la expresión más clara del respeto por los demás.

Cuando hay un conflicto las personas tolerantes no acuden a la violencia para solucionarlo, emplean el dialogo. Lo opuesto a tolerante es: Intransigente, egoísta, violento, agresivo.

¿Cómo podemos practicar la tolerancia?

    Aceptando y respetando las opiniones de los demás aunque no se compartan.
    Amando a nuestro prójimo.
    Admitiendo y respetando otros credos religiosos.
    Escuchando otras ideas y opiniones.
    Siendo paciente, comprensivo y flexible.


GENEROSIDAD

Es uno de los valores más importantes y que son inherentes al ser humano, el cual debe inculcarse en los primeros años de vida. Es importante señalar que mientras se aprende, todo niño pasa por una fase de egoísmo, acompañado de una conducta caprichosa y curiosa.

Entre los tres y los cinco años el niño descubre el poder de la negación y la posesión, empleando las palabras: “No” y “Mio” siendo una comunicación que transmite posesión y pertenencia. El pequeño siente que todo gira a su alrededor y se considera el centro de su propio mundo. Es entonces cuando el rol del padre permite enseñarle el valor de compartir, de lo contrario pueden surgir consecuencias  negativas en un futuro que afectaran la inserción y desarrollo social.

Decirle al hijo que comparta e insistir con la idea no es suficiente, ello se debe reforzar con el ejemplo. La enseñanza de valores y buenas conductas lo harán desarrollar el sentido de convivencia con quienes le rodean.

Si el niño ve que sus padres comparten entenderá de mejor manera el concepto de generosidad. Se recomienda que el padre:

Elogie y felicite cada gesto de generosidad que demuestre el niño.

Cuando preste algo. Asegúrese que le sea devuelto, de lo contrario no volverá a repetir el gesto.

Hacer énfasis en la diferencia entre prestar y regalar.

Interactuar a través de cuentos y lecturas o ejemplos gráficos que abarquen temas relativos a la generosidad y amabilidad.

LA ESCRITURA ES CLAVE PARA EL APRENDIZAJE

¿Importa la escritura a mano?

Muchos educadores hacen un llamado a enseñar la letra manuscrita legible, pero solo en el colegio y especialmente en el primer grado primaria. Después de eso, el énfasis cambia rápidamente a la habilidad con el teclado.

Sin embargo los psicólogos y neurocientificos afirman que es demasiado pronto para declarar que la letra manuscrita es una reliquia, Nuevas evidencias sugieren que los vínculos entre la escritura manuscrita y el desarrollo cognitivo y educativo, son profundos.

Los niños no solo aprenden a leer más rápido, cuando primero saben escribir a mano, sino que son más capaces de generar ideas y retener información.

Cuando escribimos, se activa automáticamente un circuito neural único en su género y tal parece que este componente contribuye de manera singular y que antes desconocíamos.

Cuando un niño escribe a mano, no solo produce palabras más rápido que en un teclado, sino que expresan más ideas y de forma también más clara. Los niños con mejor caligrafía, exhiben más activación neural en áreas vinculadas con la memoria funcional y más activación en general en las redes de lectura y escritura.

Ahora parece que incluso puede haber una diferencia entre escribir con letra en imprenta y con letra cursiva, En la digrafía, una condición donde la capacidad de escribir es afectada, a veces sucede algo inusual: la escritura cursiva sigue relativamente intacta en algunas personas, mientras que en otras, la escritura en imprenta no se ve afectada.

En la alexia, trastorno que afecta la capacidad de leer, algunos individuos que no pueden procesar la escritura en imprenta aún pueden leer la letra cursiva, y viceversa, lo que sugiere que los dos tipos de escritura involucran redes cerebrales separadas, y por ende más recursos cognitivos.

La escritura cursiva puede desarrollar la capacidad de autocontrol de una manera que otras modalidades de escritura no lo hacen, y algunos investigadores argumentan que hasta podría ser una vía para tratar la dislexia.

“Con la escritura, el acto mismo de ponerlo en papel, te fuerza a enfocarte en lo más importante”, dijo Paul Bloom, psicólogo de la Universidad de Yale. “Quizá te ayuda a pensar mejor”



(Tomado The New York Times, 15 de junio 2014)

EL NIÑO ZURDO

Ser zurdo, no constituye ninguna dificultad,  problema o anormalidad. En la actualidad debe estimularse adecuadamente a los niños que no son diestros en su desempeño. La mayoría de objetos y procedimientos existentes fueron creados pensando en la funcionalidad de la mano derecha. Sin embargo existe un buen porcentaje de niños, jóvenes y adultos que emplean la mano izquierda en sus que haceres diarios.

Ser zurdo es una condición, la cual está programada genéticamente desde el nacimiento. Nuestro cerebro se encuentra dividido  en dos hemisferios, los cuales gobiernan y dirigen la lateralidad del organismo. Mientras el hemisferio izquierdo se aboca mayoritariamente a tareas relacionadas con lo lógico, racional y verbal, en el derecho se desarrolla lo más holístico o intuitivo. Ambos hemisferios determinan en forma cruzada el funcionamiento de nuestro cuerpo, por lo que se dice que una persona diestra tiene como hemisferio dominante el izquierdo.

Cuando un niño inicia sus actividades motrices, es conveniente apoyarle en el desarrollo de sus destrezas y jamás empeñarse en que sea obligatoriamente diestro. Los padres deben trabajar es las habilidades vasomotoras, es decir el seguimiento atento de movimientos ojo- mano y la motricidad fina, partiendo de las acciones del infante, realizando movimientos pequeños y muy precisos; por ejemplo: recortar figuras, hacer cadenas, armar rompecabezas, tomar el lápiz y darle seguimiento a una línea sobre puntos definidos previamente, pintar,etc.

Los logros alcanzados reflejaran los resultados en el dominio de movimiento de manos, pies y la coordinación sincronizada entre ambos.

Una forma en la que l padre puede estimular el desarrollo de la lateralidad, es proveer al niño de una tijera sin punta y que este corte en línea recta o bien siguiendo un trazo definido, sin importar que sea curva o inclinada.

Estudiosos de la logopedia, recomiendan, que el niño participe en actividades dirigidas, por ejemplo lanzando una pelota pequeña con una mano y recibirla con la otra; salando sincronizada mente con un pie; picando con un lápiz la superficie de un foami, y otros.

No existen razones para pensar que la zurdera es un  trastorno ni de aprendizaje, ni de lenguaje o inteligencia. Tampoco es síntoma de destreza. Los zurdos son tan hábiles como los diestros, desde cuando usen su mano preferida.

Para finalizar, son incontables las personas que han trascendido, cuya característica principal, es ser zurdos, entre los cuales podemos mencionar: Brad Pitt, Marilyn Monroe, Tom Cruise, Ludwig Van Beethoven, Sylvester Stallone, Bill Clinton, Gerald Ford, Albert Einstein, Isaac Newton.

PUNTUALIDAD Y ÉXITO

Dejar las cosas a última hora, no asumir las responsabilidades en tiempo o llegar tarde a reuniones de trabajo, pueden afectar el buen desarrollo de cualquier profesional. La puntualidad es uno de los aspectos más apreciados en el ámbito laboral, debido que es un hábito que representa compromiso, responsabilidad y actitud proactiva. Pero la carencia de esta puede motivar llamadas de atención o llegar hasta despidos. Porque están complicado inculcar la puntualidad. Expertos en el tema confirman que, responde al tema de la aceptación social que se generaliza y que se aprende y se empieza a practicar desde la infancia, haciendo ver que muchas veces los padres de familia no enseñan con el ejemplo. Un niño que está acostumbrado a ver que constantemente los adultos inventan excusas y que consecuentemente no planifican bien su tiempo; seguro será un adolescente que se preocupe por sus responsabilidades hasta el último momento o bien no considere importante llegar temprano a la escuela. Por el contrario, un menor que recibe ejemplo e indicaciones de aprender a dormirse temprano, para levantarse a tiempo, con el objetivo de bañarse y administrar inteligentemente su tiempo, valorando la puntualidad, tendrá altas probabilidades que se convierta en un profesional exitoso La puntualidad nunca debe subestimarse, ya que de esta depende directamente la contratación en una empresa de prestigio, la firma de un contrato importante, la culminación exitosa de estudios a nivel superior o tener una vida familiar exitosa. En las sociedades altamente industrializadas, la puntualidad representa una característica esencial en la dinámica social. Valoremos, integremos y practiquémosla de manera constante para que se constituya en un valor agregado en nuestra personalidad.

SINDROME DEL ABURRIMIENTO CRONICO

En los últimos años se ha notado un creciente número de jóvenes, a quienes todo les parece aburrido. Si se les invita para asistir a una conferencia que aburrido. Que lean un libro: “que aburrido”, que asistan a un evento académico: “que aburrido”; que asistan a clases: “que aburrido”; que vayan a una excursión a un lugar: “que aburrido”; que vea el cielo, las estrellas, las plantas, las montañas: “que aburrido” y así repetitivamente todas las sugerencias de los padres o de los maestros para que se interesen en algo, se encuentran con una respuesta automática en fracción de segundos: Que aburrido. Si fuesen casos aislados, no preocuparía; pero se está dando con abundante frecuencia. Los padres o catedráticos ya no saben si lo próximo a tener en el hogar o en las aulas; son payasos o encargados de efectos especiales, con acompañamiento de música, cheer leaders, acróbatas o algún comediante que cuente chistes, para que no se aburran. En el fondo hay algo más. El síndrome de Aburrimiento Crónico (SAC) es el resultado de una gradual saturación sensorial de la sociedad moderna, que con una sobre estimulación en los sentidos ha llegado a bloquear la capacidad de asombro de las personas. Ya no se puede comer nada que no tenga glutamato monódico, sabores y colores artificiales; la comida chatarra es más atractiva por su presentación artificial que la comida tradicional hecha en casa. Una persona normal ya no es atractiva sino se parece a la gente “bonita” de las revistas o las novelas. Por ejemplo: un evento religioso que no tenga acompañamiento musical y bailes es “aburrido”. Un curso fácilmente es tildado de aburrido si el catedrático es exigente, sin que valga que tan importante sea. Las personas que sufren el SAC pueden intentar aliviar el malestar que produce el tedio con la búsqueda de emociones cada vez más fuertes. Se empieza con el alcohol, estimulantes, deportes extremos, velocidad, peleas de perros, boxeo, hasta los gladiadores y el circo romano. La gran industria del entretenimiento, el cine y la música, es un indicador de este problema humano. El SAC se convierte en agudo cuando la adicción por las emociones fuertes, drogas, sexo o diversión llega a alterar los patrones normales de vida, en el cuidado de la salud, la vida productiva, la violación de las normas legales, el abandono de la educación y un marcado deterioro de las relaciones emocionales. Debe comprenderse que algunas veces se tenga un auténtico aburrimiento, que es superado con juegos, diversión o cambio de actividad. Pero si es repetitivo puede derivar en un aburrimiento de vida que lleva a la muerte. Para unos ya no hay nada de que asombrarse, cree que la ciencia y la tecnología lo han resuelto todo. El guatemalteco promedio suele aburrirse fácilmente, refugiándose en el futbol o el licor. La familia le aburre, el futbol le aburre, el trabajo le aburre; bajo estas condiciones es difícil salir del estado en el que estamos. Diferentes son las culturas asiáticas donde el estudio y el trabajo se toman con entusiasmo. Es grave el descuido en el seno familiar y en la sensibilización de los jóvenes al aprecio de los valores auténticos, fomentando su práctica cotidiana. Desde el frente de un aula, el docente ve con tristeza como algunos alumnos pierden fácilmente el interés hacia los contenidos educativos y como no responden a estímulos que pretenden elevar el rendimiento y el aprovechamiento escolar, criticando los temas curriculares como “aburridos”, ya que no responde a su disminuida capacidad de asombro.

LA MASCULINIDAD DESDE UNA NUEVA PERSPECTIVA

LA MASCULINIDAD DESDE UNA NUEVA  PERSPECTIVA

INTRODUCCIÓN:

La educación tradicional en nuestra Guatemala ha permitido que el niño y la niña conozcan y aprendan las normas y valores propios de una sociedad dominada por el hombre.  La familia  juega un papel importante en la crianza del hijo; inculcando el respeto y la tolerancia hacia el género femenino y la igualdad de derechos y obligaciones.

Desde tiempos remotos se ha establecido como patrón de crianza que ser hombre es tener poder, la fuerza y el dominio. El verdadero hombre es el que ordena,  grita, manda  y determina la reproducción.  En este aprendizaje han intervenido la familia (como se indica al inicio), la escuela, los amigos y los medios de comunicación (   que dicho sea  de paso utilizan la figura femenina para sus comerciales con figura de Barbie).

Masculinidad:

Se denomina masculinidad a la manera como la sociedad enseña y dice a los hombres como tienen que comportarse, como deben pensar y como tienen que manejar sus sentimientos.

Por tal razón el hombre se ha visto atrapado en un laberinto de exigencias y mandatos que paralizan su capacidad de sentir y manifestar sus sentimientos, olvidándose que como seres humanos tiene derecho a expresarse, sin embargo, dentro de  la misma familia se le reprime y limita la oportunidad.

En la actualidad el  papel del hombre dentro de la nueva masculinidad permite iniciar el derribamiento de barreras, creencias y estereotipos que afectan la convivencia adecuada entre hombres y mujeres.

La Nueva Masculinidad:

En la actualidad, se analiza el papel del hombre dentro de la familia y la sociedad, lo que está permitiendo derribar barreras y estereotipos de convivencia entre géneros.  La nueva perspectiva de la masculinidad planea un encuentro del hombre consigo mismo que le permita desarrollarse plenamente.

Por qué  la propuesta de la nueva masculinidad?

Esta propuesta está basada en los principios de respeto, equidad, participación y responsabilidad pretendiendo lograr que los hombres:

    Practiquen relaciones basadas en la equidad, justicia, fidelidad.
    Tomen conciencia de su papel como padres y no solo como proveedores económicos.
    No ejerzan violencia en contra de la mujer y los hijos.
    Asuman su responsabilidad y discutan temas de importancia para toda la familia.
    Participación a la pareja en la toma de decisiones.
    Acompañamiento en las tareas escolares de sus hijos (as)
    Se involucren en el cuidado de los hijos (as).

La nueva propuesta de la masculinidad trata de hacer relaciones humanas justas y construir los espacios sociales en que cada ser humano tenga  las posibilidades de vivir su vida de manera completa y digna.

La igualdad de género contribuye en la formación de una sociedad justa y sin violencia.



Sacado de folleto informativo de APROFAM, adaptado por Lucy Marroquín

PROBLEMAS DE APRENDIZAJE

El aprendizaje escolar es una de las actividades más complejas, en el cual interactúan muchos factores de índole: mental, motor, madurativos, emocionales, socioculturales  y del sistema educativo.

La escuela progresista busca una detección y diagnóstico de aquellos trastornos que impiden o dificultan el desarrollo del proceso enseñanza aprendizaje; redefiniéndolos y buscando apoyo en la psicoterapia para determinar el tratamiento idóneo a cada caso. Dentro de los principales trastornos pueden mencionarse:

1. Dislexia

Está ligado a la lectoescritura, perturbándose la capacidad de  la discriminación visual de los signos que componen las palabras. Presenta dificultad en la lectura, pronunciación y comprensión de letras o grupo de palabras. Estos trastornos conllevan alteraciones en la supresión o alteración de fonemas; por ejemplo: bile por “dile”; bazo por “brazo”; adicionalmente a ello se evidencia lentitud psicomotriz o poca habilidad para ejercicios manuales y para desarrollar la escritura.

Su diagnóstico y prevención deben llevarse a cabo lo antes posible, ya que en varios casos puede generar inadaptación personal y escolar, requiere la asesoría y acompañamiento de un profesional de la psicología.

2. Disgrafia

Se traduce en una escritura defectuosa y en la deficiente motricidad para el trazado de signos, su tratamiento requiere un enfoque caligráfico, viso perceptivo y grafo motor.

Esta discapacidad de aprendizaje afecta la escritura, ligándose a problemas de caligrafía y ortografía y en la capacidad compleja de poder mostrar de manera tangible los pensamientos e ideas que se escuchan y perciben.

El espacio inconsistente entre frases y palabras, es otra característica de este problema. En general la digrafía evidencia dificultad para organizar pensamientos,  mostrando una brecha entre ideas y comprensión.

3. Discalculia

Constituye una dificultad en integrar símbolos numéricos con la correlativa cantidad  real de objetos; es decir que el valor del número no se relaciona con la colección de objetos, existiendo una desvinculación connotativa y denotativa en la habilidad para comprender y llevar a cabo cálculos en el ámbito matemático.

Los primeros indicios de una discalculia se pueden observar en el niño que, ya avanzando en su primer grado, no realiza una escritura correcta de los números, escribiéndolos al revés.

Este trastorno del aprendizaje es asociado con un síndrome genético o biológico siendo tratados mediante sesiones personalizadas de psicólogos clínicos, recomendándose ejercicios de consolidación de símbolos numéricos y sus relaciones.

Un robot con aspecto de niño de 3 años, una de las estrellas de Robotics 2014

Los visitantes pueden jugar e interactuar con los robots desarrollados por empresas y centros de investigación punteros de todo el mundo.

http://www.lavanguardia.com/ocio/20140322/54403950817/robot-nino-estrellas-robotics-2014.html

Inteligencia Emocional

Lograr armonizar la emoción y el pensamiento en los seres humanos, es un reto de carácter personal que intriga a los estudiosos; de hecho Howard Garner incluyó dentro de su Teoría de la Inteligencia múltiples, tanto a la inteligencia inter personal como la intra personal. Estos estudios confirman la vinculación y precedencia entre la razón y las emociones. . Consecuentemente al encontrar el equilibrio entre estos dos campos permitirá el desarrollo de una vida plena.

Padres de familia y maestros debe trabajar educando  a los niños para manejar inteligentemente sus emociones para obtener seres humanos propositivos, ecuánimes y con un balance en su desempeño.

Veamos cinco consejos importantes para potenciarla inteligencia emocional:

Etiquetar las emociones:

Entre los adultos suele suceder que se carece de capacidad de poder identificar o conceptualizar algún sentimiento o emoción. Esta confusión debe evitarse, si desde pequeños enseñamos a los niños las diferencias entre las mismas, así por ejemplo:

ES importante explicarles las diferencias entre estar triste, enojado, alegre o frustrado. Cuando el niño las diferencia propiciaremos además del conocimiento, también su control.

Expresión oral de sus sentimientos:

Los denominados “berrinches”, no son más de explosiones de ira descontrolada, los padres de familia deben trabajar en un modelo de comunicación que les permita enseñar a los niños la importancia de hablar o expresarse de lo que siente o piensa.

Es mucho más beneficioso dialogar que reparar jarrones quebrados.

Emociones y situaciones:

Debe valorarse en los niños las consecuencias de los actos y sobre todo la relación: causa-efecto. Se recomienda incorporar en su pensamiento y su mundo la búsqueda del origen del sentimiento que experimenta en el momento, para conocer de donde proviene.

Empatía emocional:

Para fomentar la confianza entre padre e hijo deben validarse las emociones que se están experimentando. No es recomendable  decirle al niño que no debe tener miedo, que no debe estar frustrado o que no pasa nada. Para desarrollar la inteligencia emocional es fundamental vivir las emociones, aceptando su existencia y poniéndose en el lugar de él.

Buscando una solución:

Además de aceptar y reconocer las emociones, es importante controlarlas cuestionando al niño qué quiere hacer para sentirse mejor, propiciando su aporte sobre ideas para combatir sus emociones negativas. Para que exista el clima apropiado se sugiere salir a caminar o cambiar de ambiente.

Enseñar normas a los niños

Enseñar normas a los niños:
Enseñar a los niños lo que está bien y lo que está mal es una de los más importantes retos que tienen que afrontar los padres. Cómo hacerlo dependerá, como en todo aprendizaje, de la edad de los niños. En la niñez se siguen etapas evolutivas que determinan el desarrollo motor, cognitivo y emocional de los niños, es decir, de igual modo que van creciendo físicamente lo van haciendo mental y espiritualmente, lo que nos señala lo que podemos esperar de ellos y lo que no. Esto condiciona claramente nuestras estrategias educativas. Es decir, no podemos esperar que el niño cuelgue su chumpa en una sercha alta, porque aún no ha alcanzado la altura que precisa para ello, por lo que no podemos exigírselo, así que o bajamos la sercha de altura o tan sólo le enseñamos a que nos la dé a nosotros para colgarla. No habrá modo alguno de acelerar el proceso natural de desarrollo, en tal caso podremos retrasarlo si el ambiente no se ajusta a las necesidades (mala alimentación, por ejemplo).

La necesidad de que haya reglas: De este modo vamos a ver brevemente qué etapas atraviesan los niños en relación al juicio moral (qué está bien y qué está mal) y en función de ello, qué estrategias vamos a utilizar para enseñarles de modo eficaz.

Piaget definió la moralidad como “un sistema de reglas y el respeto del individuo por las mismas” y Kolhberg hablaba del juicio moral como “el juicio sobre la aceptación o desviación de la norma”. Ya tenemos el pilar más básico: necesitamos proponer reglas y ocuparnos de que se cumplan. Pero, ¿cómo? Un poco de psicología básica: Podemos definir tres etapas: Anomía (sin reglas), Heteronomía (perciben la existencia de reglas, que tienen un claro origen externo (padres, profesores…). Lo correcto es lo que ellos dictan y acatar o cumplir dicha norma. No se valoran aún intenciones subjetivas y considera los actos como “buenos” o “malos” en función de las consecuencias de cumplir o no con la regla (castigo, premio). La mayoría de los autores considera que es a partir de los 4 años cuando empiezan a interiorizar las reglas y manejarlas. Hasta aproximadamente los diez años responderán para evitar castigos u obtener recompensas. Posteriormente, les interesará también el ser considerados “buenos” o “malos” por los demás. La última etapa es la de Autonomía, en la que el sujeto ya supera el egocentrismo infantil y es capaz de considerar los derechos propios y también los ajenos. Se dará a partir de los 12 años (sentimientos de justicia, principios éticos y búsqueda de una lógica universal). A esta etapa no se llega necesariamente, hay adultos que no la alcanzan nunca.

Nuestro deber, establecer las normas: Por lo tanto, lo primero que debemos tener en cuenta es que no tiene sentido invertir energía y tiempo en tratar de razonar con nuestros pequeños el porqué de la norma. Sencillamente, no lo van a entender y no se van a guiar por eso. Debemos ser nosotros, en nuestro papel de padres, educadores, cuidadores, etc. Los que les demos de manera unánime una serie de reglas claras y con unas consecuencias firmes en su consecución o desafío. Nos interesa que las reglas sean pocas y muy claras y sin dejarnos llevar por razonamientos. Tenemos ser cariñosos y firmes. Nuestros pequeños no tienen capacidad de autocontrol, así que debemos ser nosotros su control, hasta que sean capaces de interiorizarlo. Si no hay límites, hay confusión e inseguridad: Los niños necesitan autoridad para crecer felices. Ni que decir tiene, que es el ambiente familiar el mejor y más seguro lugar dónde enfrentarnos a las normas y sus consecuencias ya que tarde o temprano nos enfrentamos a ellas (en el colegio, trabajo…) y allí sería más duro. Por tanto vamos a imponer disciplina, es decir, vamos a enseñarles a actuar a través de unas normas y con unos límites claros.

Para comunicar normas a sus hijos, sigua las siguientes pautas: Tono de voz: no grite. No les hable desde otra habitación. Acérquese a él, mejor si es a su altura y háblele en un tono medio. Lenguaje corporal: mantenga contacto visual. Mírele a los ojos y pídale que lo mire. Sujétele si es necesario. Sea expresivo, muestre lo que está bien con gestos positivos y lo que no con gestos negativos (sonrisa versus ceño fruncido por ejemplo). Muéstrese seguro: no titubeé. Una sola frase es suficiente y repítala si es necesario (sin excederse), en un lenguaje claro, con frases simples (“esto no se hace”). Si piden explicaciones responda de modo sencillo (Porque está mal. No quiero que vuelvas a hacerlo, por favor”). No es momento para ellos de entender juicios morales. No muestre ansiedad: intente siempre estar calmado frente a los desafíos. No se enfade. A fin de cuentas, debe entender que su “papel” es no transgredir la norma y el suyo supervisarla y corregirla. Asúmalo. Es su manera de aprender y la suya de enseñar. Si nota que está enfadado salga de la situación y respire hondo, unos segundos bastarán para rebajar la ansiedad y volver a afrontar con calma. Evite emplear etiquetas personales: (“Eres malo”) ni comparaciones continuas (“Tu hermano es bueno y tú no”). No personalice, elogie y censure la conducta, no al sujeto (“Te estás portando mal. Tu hermana se está portando bien”).

No ceda ni cambie estrategias de modo contínuo sobre la marcha: mantenerse firme es fundamental. La norma no debe cambiar según la situación ni según nuestro estado de ánimo, ni según quién la pone (es muy importante que estemos todos juntos para que haya coherencia educativa: padre y madre, abuelos, profesores…) No escatime nunca en elogios y atención: nuestra atención es el recurso más poderoso que tenemos, es el mejor refuerzo para nuestros pequeños. Pero no olvide que lo es siempre, también cuando les prestamos atención para regañarlos. Si solo les atendemos y nos dirigimos a ellos cuando se portan mal, aprenderán a portarse mal para captar nuestra atención. Por eso es tan importante que les dediquemos unos minutos cuando estén portándose bien y nos dirijamos a ellos para decirles lo bien que lo están haciendo y nos sentemos a compartir su tarea. Así mismo, les censuraremos y les retiraremos atención cuando su comportamiento sea inadecuado (“hasta que no dejes de patalear no voy a hacerte caso” y hacer caso omiso a su conducta, sin mirarles, sin tocarles, sin sonreír, sin gritar…. Una vez dejen de hacerlo, nos acercaremos, recordaremos la norma, y empezaremos a elogiar lo bien que lo hacen “Así está bien, ahora te escucho, dime cariño…” También puede utilizar otro tipo de refuerzos además de la atención (“Como te has portado bien y has recogido los juguetes, vamos al parque…” “Como te has portado mal porque no has recogido los juguetes, no te doy chocolate”.
Recuerde que los premios y los castigos siempre deben darse a continuación de la conducta para que sean efectivos. No utilice sus emociones hacia él como moneda de cambio (“no te quiero porque eres un niño malo” “papá no te va a querer si te portas mal”). El niño debe crecer con la seguridad de que el amor de sus figuras de apego (padres o cuidadores) es absolutamente seguro y estable. Solo así podrá desarrollarse adecuadamente y ser emocionalmente sano.

Los niños que crecen sin normas, se sentirán confusos, perdidos y serán niños inseguros que, a menudo se muestran enfadados y desafiantes, porque realmente, no saben cómo actuar ni adónde dirigirse. Esto les genera angustia. Es decir, si no damos normas y límites hacemos sufrir a nuestros pequeños más que si los guiamos firmemente.

Adaptación: Salvador García, Neuropsicología Cognitiva y Psicología Clínica Infantil, Colegiado Humanidades 4,702, Consultor Principal CÚSPIDE-Neurociencias y Coordinador Departamento de Orientación Psicopedagógica COLEGIO MIXTO BELÉN, Guatemala.

HERRAMIENTA TECNOLÓGICA


La educación proporciona un estimulo al desarrollo y crecimiento personal, sin embargo es oportuno reconocer que los temas pedagógicos se ven directamente influenciados por contextos tecnológicos que infieren en el que hacer docente de manera directa.
Así pues hoy en día se habla de la " Alfabetización digital" en la sociedad de la  información y del conocimiento" (SIC) y del empleo responsable de los contenidos provenientes del  universo de internet.
Las  capacidades y competencias adquiridas por un estudiante consecuentemente proporcionaran una alta formación en la vida laboral y profesional de los adultos.
El modelo de aprendizaje centrado en alumno encuentra un valioso aliado tecnológico en los blogs, ya que permite una interactividad y una organización secuencial de contenidos e información, denotando coherencia lógica de ideas y pontos de vista.
Un blog se posiciona como un nuevo instrumento de la pedagogía constructivista que facilita y allana la experimentación y el aprendizaje dentro del contexto académico en general o en una asignatura en particular.
Los weblogs, (como el del colegio Belén) transitan de un conocimiento pasivo a uno activo, generando debate, critica y propiciando la discusión y el análisis tan necesarios para la formación y construcción de una identidad, empleando un ambiente de trabajo colaborativo.

EMPRENDIMIENTO JUVENIL



Una teoría que es aceptada actualmente enuncia que: “El éxito sólo se alcanza de la mano de una metodología que ordene de manera sistemática las acciones”. Cada vez más la sociedad exige que los estudiantes conozcan y practiquen las características y comportamientos emprendedores y que integren las  a su proyecto de vida.

En el siglo XXI todo joven debe plantearse metas y retos audaces que permitan el mejoramiento de las condiciones de vida personales y familiares, ciudadanos que afronten exitosamente las adversidades y que de manera inteligente propongan soluciones.

El camino que lleva más rápido y seguro a la formación de criterios que permitan permear ideas innovadoras acerca del futuro, es el estudio y la preparación académica.

La sociedad actual se encuentra ávida de personas proactivas y propositivas, seres autónomos que generen desarrollo para el país, generadores de empresas productivas, lideres positivos y visionarios.

El emprendimiento demanda una alta capacidad de desempeño en trabajo colaborativo, proyectando una misión completa e integral de una nueva empresa. En este mismo orden, hay un dato muy importante: “La mitad de los que fundan su empresa tiene entre 28 y 35 años. El 90% lo hace en grupo y el 73% tiene formación universitaria”.

El colegio mixto Belen estimula la creatividad y desarrolla actividades tendientes a formar emprendedores, bajo el siguiente principio:

                   "atrévete, transforma tus sueños en realidad"

Perfil de un niño Malcriado


PERFIL DE UN NIÑO MALCRIADO

  •     Desde pequeño se le concedieron todos los gustos y caprichos, se le permitieron todas las rabietas, pataleos y berrinches por el suelo.
  •     Siempre le dejaron comer solamente lo que quería y a cualquier hora, aunque le hiciera daño.
  •     Dejaba todo tirado por el suelo, ensuciaba y desordenaba sus juguetes, sus libros y su ropa, luego mama, la tía o la abuelita, recogía y ordenaba todo.
  •     Usaba gestos despectivos, burlones, adornados con palabrotas y, lejos de corregirlos, se lo festejaban, porque era un “chiquitín gracioso.”
  •     Cuando manifestaba desobediencia, insolencia y mal comportamiento, se lo disculpaban porque “estaba nervioso” o “quizás enfermo”.
  •     Se peleaba con sus amiguitos y manifestaba conductas agresivas y belicosas.
  •     Jamás se le daba ninguna orientación moral o espiritual para no imponerle prejuicios; así, cuando fuese mayor y “maduro”, elegiría por si solo la ética y la religión que le fueran convenientes y a su medida.
  •     Nunca se le privaba  de ver y leer cualquier revista o programa, aunque no fuera apto para su edad, o fuese perjudicial o peligroso.
  •     Cuando era llamado por alguna falta en la escuela, el padre lo respaldaba en varias de sus actitudes, restando autoridad a los maestros.
  •     Los padres fueron tolerantes y permisivos ante sus faltas y lo corrigieron muy poco para no dañar su “autoestima”.
  •     Nunca le hablaron de valores y de responsabilidades y justificaban sus travesuras porque era un niño “hiperactivo”.



         EDUQUEMOS AL NIÑO PARA QUE NO SEA NECESARIO CASTIGAR AL HOMBRE