lunes, 6 de noviembre de 2017

CELEBRA LA VIDA Y ESTA TE SONREIRÁ




Resulta paradójico escribir sobre celebraciones en un entorno de cultura occidental. Si algo sabemos y manejamos a la perfección es la búsqueda de espacios, razones y ocasiones para compartir y festejar. No obstante, en la eterna búsqueda del despertar consciente, en esta oportunidad quiero hablarte de la importancia de celebrar, no solo lo grande, sino todas y cada una de las bendiciones que recibimos a diario. ¿Cuántas veces has celebrado el milagro maravilloso de despertar en la mañana? ¿Cuándo fue la última vez que te alegraste por el logro de otro como si hubiera sido propio? ¿Desde hace cuánto tiempo no festejas las pequeñas victorias por estar esperando el gran logro? E incluso quisiera invitarte a que te cuestiones si serias capaz de celebrar por aquello que terminó, por bueno que haya sido en su momento. Un ejemplo de la cultura de la celebración la encontramos en el reino de Bután. Allí dedican el 30% de los días del año a celebrar su cultura, a través del baile y de representaciones ancestrales, sus raíces y valores que los aglutinan como sociedad. Y vaya que ellos saben de celebrar, ya que no en vano son pioneros en medir el “Indice de felicidad bruta” en sustitución del producto interno bruto. La felicidad está en el camino, no en el destino. Aunque es frecuente que la rutina nos lleve a dar todo por hecho, no debemos olvidar que siempre hay razones para alegrarnos por nuestros pequeños logros. Y no nos llamemos a engaños, todo extremo tiene sus riesgos. Con el advenimiento de las redes sociales, pareciera que es tendencia “celebrar” cada día ddel año un motivo diferente. Así nos encontramos con festejos como el Día de la sonrisa, el Día del beso, el Día del Amigo, entre muchos otros. Esta costumbre no es buena ni mala per se, pero mantengamos lo genuino de nuestra celebración, enlazándolo a alguien de nuestro entorno y “humanizando” lo que consumimos a través de la tecnología. En nuestro afán de control el frecuente que la felicidad de un momento de celebración se convierta en tristeza en tristeza cuando termina. He allí el verdadero reto. Así como dijo un sabio una vez: “No llores por que se acabó, sonríe porque sucedió”. Ten en cuenta que también hay que aprender a celebrar lo que no fue. El hecho de festejar el final de una fase implica también cerrar ciclos y practicar el desapego. Así como en un momento de nuestras vidas le damos la bienvenida a lo nuevo, cuando celebramos lo que terminó estamos pasando la página y dejando la puerta abierta para que lleguen buenas nuevas. Con la cercanía del cierre del año, me gustaría motivarte a revisar tu índice personal de celebración y a plantearte metas de festejo para el próximo año, recordar lo vivido en gratitud (desde lo pequeño pero significativo) y sin dejar de compartir con otros sus logros y victorias personales. Todo esto nos abre caminos acercándonos a nuestro propósito de vida y así ir construyendo nuestro destino. ¡Dios es amor, hágase el milagro!

viernes, 11 de agosto de 2017

DIFERENCIA ENTRE BRANDING PERSONAL Y MARCA PERSONAL







ERES TU PROPIA MARCA:
Branding personal y marca personal son palabras que frecuentemente están presentes en contextos relacionados con el emprendimiento, el marketing, el trabajo o la reputación profesional. Lo cierto es que ambos conceptos son diferentes el uno del otro, aunque sin duda alguna son complementarios.
En primer lugar, la palabra branding es un anglicismo que hace referencia al proceso de construcción y gestión de una marca, a través de estrategias que determinarán el valor de la misma. En este sentido, puede decirse que el branding personal corresponde a las acciones y tácticas que se realizan para posicionarse a uno mismo en el mercado laboral.
Por otro lado, una marca se define como una señal distintiva, por ende, la marca personal es considerada como el resultado de todo el proceso de creación de una identidad; es el concepto que se tiene de uno mismo en el ámbito profesional, aquello que nos caracteriza y que nos diferencia de los demás. En pocas palabras, puede definirse como la reputación obtenida después de llevar a cabo todas las estrategias del branding.
Tal como se puede apreciar, un concepto es consecuencia del otro y ambos deben ser tomados en cuenta; independientemente de cuál sea nuestro trabajo, todos tenemos una marca personal que se construye a través de las diferentes acciones realizadas en el día a día. Esto es precisamente lo que nos puede ayudar a sobresalir entre nuestra competencia, por ende, es importante conocer cómo hacer branding personal.
Para lo anterior, es necesario saber diferenciar el ambiente profesional del personal; aunque muchas veces estos puedan guardar una estrecha relación no todo lo privado debe ser compartido, sobre todo cuando se trata de redes sociales.  
Con las nuevas tecnologías de la información una gran cantidad de personas tiene acceso a nuestros datos personales; son varias las empresas que al momento de contratar personal revisan las redes sociales de los postulantes, ya que a partir de estas se pueden concluir muchos aspectos de la persona en cuestión, es un filtro más en todo el proceso de selección.
Lo anterior es solo una muestra de que, en un mercado laboral tan competitivo, no podemos dejar a un lado la construcción de una marca personal, por ello se aconseja cuidar la construcción y respaldo ético de nuestro perfil público, a efecto de sobresalir con publicaciones apropiadas y coherentes con nuestros estudios y preparación académica.
Mucho del éxito del emprendedurismo radica en el inicio, crecimiento y consolidación de una reputación que nos conduzca por la ruta del liderazgo y que atraiga a nuestros clientes potenciales, muchos asesores recomiendan la creación de blogs en donde pueda compartirse informaciones o publicaciones existentes en internet o bien de carácter inédito.
El momento que vivimos tiene una alta carga de información y contenido, debemos brindarle la importancia a estos temas, ya que hay profesionales que valoran la temática descrita y nos obliga a ser competitivos.

Documento extraído parcialmente de:
http://www.lacuadrauniversitaria.com/blog/diferencia-entre-branding-personal-y-marca-personal

lunes, 19 de junio de 2017

APRENDER A EMPRENDER




En los últimos 25 años la situación de la educación en Iberoamérica ha experimentado avances considerables en lo relacionado a la alfabetización y educación básica, siendo insuficiente la cobertura total, adicionalmente la repetición y el abandono de los estudios, la carencia de medios y recursos adecuados, el trabajo infantil, la discriminación terminan impactando negativamente en el proceso educativo.
En el actual escenario mundial se puede apreciar la necesidad que las personas resuelvan problemas con iniciativa y creatividad desempeñando un papel más protagónico en la construcción de su propio proyecto de vida como seres individuales y sociales. Esto supone que se desenvuelvan como verdaderos “autores” en emprendimientos sociales, políticos, culturales y económicos, dándole valor y sentido a la obra que realizan, y no desde el rol de meros “agentes” ejecutores de ideas producidas por otros o “actores” que asumen con responsabilidad la acción sobre la base de un libreto dado, sólo interpretando y recreando las ideas en contexto.
  En ese sentido se habla actualmente de descubrir nuevas formas de hacer las cosas, del compromiso empeñado en encontrar soluciones sencillas a problemas complejos, en aplicar los saberes teóricos y técnicos en una praxis emancipadora, que fortalezca la iniciativa personal y el trabajo en equipo.
La meta es ofrecer un currículo renovado, pertinente, significativo y relevante que posibilite la adquisición y desarrollo de los aprendizajes, competencias y capacidades considerados básicos para el desarrollo personal y el ejercicio de la ciudadanía democrática, la formación de ciudadanos íntegros, verdaderos autores de la transformación de su entorno, mediante el despliegue de un conjunto de capacidades que están relacionadas con la iniciativa personal, que tengan la posibilidad de actuar frente a los cambios, la aplicación de conocimientos, el desarrollo del pensamiento creativo, el espíritu crítico, la cultura del esfuerzo y la calidad, el trabajo en y con la incertidumbre y el compromiso con el desarrollo sostenible de su comunidad en el contexto global.
La transición de un modelo de educación bancaria o memorística a uno que permita que los alumnos desarrollen su talento y su inteligencia emocional, favorecerá la autoconfianza y materializar su visión de vida; emprender no es sólo montar una empresa, es acometer un empeño, una obra o un proyecto social. En definitiva, tomar la iniciativa. Cuestión de actitud. Fortalecer el carácter del niño para lograr que en el futuro aflore este dinamismo e iniciativa.
Como podemos advertir, la creatividad es la materia prima inicial del emprendimiento. Veamos las pautas que permiten allanar el camino al emprendimiento:
1.    Permitir que los niños cometan errores. Darse cuenta de los errores propios para corregirlos es fundamental para que el niño fomente su creatividad. Precisamente, la búsqueda de soluciones es para los niños la mejor forma de adquirir un buen aprendizaje pare resolver los problemas.
2.   Aprender a investigar. Es la mejor manera de que los niños aprendan a documentarse sobre un tema propuesto. Conviene darles antes algunas pautas y darles algunas pistas para que sepan donde deben buscar para que puedan documentarse de la forma más adecuada.


3.   Darle vida a una historia.  Con un par de palabras claves, los niños se pueden imaginar una historia o un cuento, que pueden plasmar en dibujos en un papel para contarla de manera gráfica. De este modo, favorecen y desarrollan su creatividad, en otro plano, que no es el lenguaje verbal.
La creatividad en la infancia fomenta el emprendimiento

4.   Crear una miniempresa. ¿De qué? De lo que más les guste. Una tienda de ropa, de juguetes... Imaginando su propia empresa como un juego, donde cada uno tiene su rol, ellos su rol de jefe, por ejemplo, y sus muñecos sus empleados. El juego simbólico puede ayudar mucho al desarrollo de la creatividad empresarial en los niños.
La educación para el emprendimiento integra el nuevo modelo de negocios y educación, el cual pretende materializar el ideal de que las personas sean económicamente independientes con actitud de vida. La filosofía del emprendimiento se resume en el siguiente pensamiento: “Un adulto creativo es un niño que ha sobrevivido”
Fuentes consultadas:

martes, 9 de mayo de 2017

EL AMOR MATERNAL






La influencia del afecto en el desarrollo mental y emocional de los hijos es fundamental, constituyéndose en un ingrediente que estimula el desarrollo cognitivo en los primeros años de vida, teniendo consecuencias importantes y duraderas.
Una crianza amorosa no es solamente una decisión educativa, sino que moldea las conexiones cerebrales del niño, predisponiéndole a un futuro desarrollo con empatía, autocontrol y conexión con los demás.
El amor maternal es la esencia de la vida que se acentúa en los primeros años y que incide en los índices de salud emocional y física.
La maternidad hace posible que el ser humano cumpla su propósito, es el umbral de la prolongación terrenal. Ser madre se convierte en un privilegio colmado de atención, ya que todos nacemos pequeños y vulnerables, con necesidad de recibir atención y cuidados debido a nuestra fragilidad. Es entonces la madre el ser que por naturaleza y de manera inicial protege y abriga la vida, teniendo un papel activo y dinámico en la formación inicial del niño.
La alimentación, lactancia y práctica de la puericultura fortalece la identificación entre la madre y el infante, forjando las relaciones que van a derivar en una personalidad y estabilidad en una etapa adulta. La maternidad ejercida de una manera responsable tiene efectos positivos y duraderos en la vida de los hijos.
La influencia maternal es crucial en la formación de los hijos, por lo cual no debe considerar una carga u obstáculo para la realización personal, sino una oportunidad para trascender. La transformación de la sociedad debe darse desde sus cimientos. Esto implica formar al individuo desde su círculo de instrucción y protección primario: el hogar, bajo la tutela de padres responsables.
En 1974, un profesor de ginecología norteamericano realizó un experimento para demostrar que el amor maternal es un sentimiento innato. Atendió a una señora en estado grave, completamente decidida a entregar a su bebé después de nacer, porque de ningún modo y por ninguna circunstancia quería quedarse con su hijo.
En estos casos, el bebé es separado de la madre ni bien nace, sin que tenga oportunidad de verlo y es entregado a los padres adoptivos sin que la madre sepa su destino. Para realizar el experimento, el ginecólogo, después del parto, le dijo a la madre que no había encontrado todavía padres adoptivos adecuados según sus deseos, por lo que debía quedarse con su hijo unos pocos días más.
El bebé permaneció junto a su madre más horas de lo que habitualmente se procedía en esa época en las clínicas y su madre tuvo oportunidad de acariciarlo, tocarlo y mirarlo a los ojos.
Cuatro días después, el profesor entró a la habitación de esta señora, para informarle que ya habían llegado los padres adoptivos perfectos para su hijo. Sin embargo, ocurrió algo inesperado, la madre del niño se negó rotundamente a entregarlo.
El experimento había sido todo un éxito, el ginecólogo comprobó su hipótesis de que el contacto íntimo con el hijo durante los primeros días después del nacimiento modifica los sentimientos de la mujer que de un rechazo extremo se transforma en un amor ilimitado.
Podemos concluir que el amor maternal representa un sentimiento sublime e incondicional que une eternamente nuestras vidas con aquella mujer que acogió en su seno nuestra vida inicial y que ofrendaría su existencia por la nuestra.
      Que vivas por siempre mamá…!!
                                         Feliz día de las madres te desea el Colegio Mixto Belén.

miércoles, 29 de marzo de 2017

LOS ADOLESCENTES Y LA DEPRESIÓN





CAUSAS Y AYUDAS
El cambio de la pubertad para la adolescencia es algo trascendental en la vida de un adolescente. Los síntomas de depresión pueden aparecer en cualquier etapa de la adolescencia e incluir trastornos del sueño o del apetito y cambios de peso.  También aparecen sentimientos de angustia, desesperanza, tristeza y baja autoestima.  Otras señales son: deseos de estar solo, problemas de concentración o de memoria, ideas o acciones suicidas y problemas médicos sin causa aparente.  Al hacer su diagnóstico, los profesionales de la salud se fijan en que varios de estos síntomas se den a la vez, se prolonguen bastante tiempo y alteren la vida normal del paciente. 
Posibles causas.  Según la OMS, “la depresión es el resultado de alteraciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos”.  A continuación veremos algunos.
Factores biológicos.  A veces, la depresión viene de familia. Eso indica que puede haber algún elemento genético que afecte el equilibrio químico del cerebro.  Otros factores de riesgo son las enfermedades cardiovasculares y los cambios en los niveles hormonales.  Además, abusar del alcohol o consumir drogas durante mucho tiempo puede provocar depresión o agravarla.
Estrés. Aunque un poco de estrés no es malo, estar sometido siempre a una tensión excesiva es muy dañino para el cuerpo y la mente, puede acabar hundiendo en la depresión a jóvenes más propensos a deprimirse.  Claro está, como se ha mencionado, aún se desconocen las causas específicas de la depresión, que pueden abarcar varios factores.
Algunas situaciones que provocan estrés a los adolescentes son la separación o el divorcio de los padres, la muerte de un ser querido, el maltrato físico, el abuso sexual, un accidente grave o una enfermedad. Los problemas de aprendizaje también provocan estrés, en especial si el joven se siente rechazado por ello.  A esto quizás se le sume que los padres esperen demasiado de él, por ejemplo, en lo relacionado con logros académicos.  Otras posibles causas de estrés son el bullying, la preocupación por el futuro, el distanciamiento emocional de un padre deprimido o que el trato de los padres sea impredecible.  Si debido a alguno de estos factores el adolescente cae en depresión.  ¿ qué puede ayudarlo?.

CUIDA TU MENTE Y TU CUERPO
Cuando la depresión es moderada o grave, por lo general se trata con medicamentos y atención psicológica.  Puesto que la salud mental y la física van de la mano, conviene adoptar un estilo de vida más saludable.
Si sufres de depresión, hay cosas que puedes hacer para cuidarte.  Por ejemplo, come sano, duerme lo suficiente  y haz ejercicio con frecuencia.  Al hacer ejercicio, tu cuerpo libera sustancias que levantan el ánimo, te dan energía y te ayudan a dormir mejor.  Por otra parte, trata de identificar en tu caso cuáles son los desencadenantes y las primeras señales de tristeza, así podrás tener un plan de acción.  Habla con alguien de confianza.  Contar con el apoyo de familiares y amigos te ayudará a combatir la depresión y pudiera aliviar los síntomas.

CONSEJOS PARA LOS PADRES:
·         Tenga presente que a los adolescentes con depresión les cuesta decir cómo se sienten o quizás les cuesta decir cómo se sienten o quizás no entiendan qué les está pasando.  Incluso es probable que ni siquiera sepan cuáles son los síntomas de la depresión.

·         Por lo general, el adolecente manifiesta su depresión de forma diferente a los adultos.  Así que esté atento a cualquier cambio drástico en su comportamiento, apetito, humor, patrón de sueño y trato con los demás.  En especial observe si esos cambios le duran varias semanas seguidas.
·         Tome en serio cualquier comentario o indicio que revele pensamientos suicidas.

·         Si cree que su hijo tiene depresión- no solo tristeza, piense en la posibilidad de consultar a un             médico.
·         Ayude a su hijo a respetar el tratamiento que se le indique.  Y si ve que no mejora o que le produce efectos secundarios preocupantes, vuelva al médico.
      Tengan un horario estable como familia para las comidas, el ejercicio y el descanso.
·         Mantenga abierta la comunicación con su hijo y ayúdelo a no avergonzarse por su depresión.
·         Demuéstrele con frecuencia cuánto lo quiere, ya que habrá momentos en los que se sentirá solo, avergonzado o  insignificante.
BIBLIOGRAFÍA:
Rosado, Yordi.   2013.  México.    ¡Renunció!.  Tengo un hijo adolescente.  ¡ y no sé qué hacer!
 Sánchez, Carlos Cuauhtémoc.   Un Grito Desesperado.
Revista ¡Despertad!  2017, número 1.

EGRAFÍA:
JW.ORG