jueves, 8 de octubre de 2020

 LA NOMOFOBIA


Con el impacto que las tecnologías tienen en el que hacer humano, cada vez más personas dependen de un pequeño aparato popularizado en la década de los años 90, nos referimos al “teléfono celular”. En sus inicios la señal era analógica y básicamente su funcionamiento y razón de ser giraba exclusivamente en torno a la comunicación de voz de persona a persona. Sin embargo, con la digitalización, aparecieron servicios como la mensajería y los recursos multimedia, con lo cual demandó el incremento a la denominada 2.5G a partir de la cual se mejoraron las velocidades en la transmisión de tatos incluyendo imagen y sonido.

En la actualidad el teléfono celular ha evolucionado a tal punto de generar polémica con la instalación de la tecnología 5G; esta red que ya ha sido probada en países industrializados muestra una alta eficiencia en conectividad, tanto en la subida como la descarga de datos e información.

Con el parecimiento de las redes sociales se reconoce aún más la alta dependencia que tenemos de esta singular herramienta, la cual ha ido ganando protagonismo, por cuanto reúne muchas características y bondades que simplifican la existencia del ser humano moderno. Esta hiper conectividad ha desencadenado críticas ya que se considera excesivamente supeditado el desempeño de las personas al móvil que las acompaña.

INSOMNIO SOCIAL

Estar pendiente de las redes y notificaciones puede llegar hasta robar el sueño y descuidar las responsabilidades domésticas y laborales, provocando distracción y cambiando las prioridades (procrastinación). La inmediatez de las comunicaciones estimula el hecho de estar pendiente de varias personas en un mismo tiempo, lo cual genera ansiedad. Acostarnos viendo el celular y levantarnos viendo el celular provoca excesiva fidelización a la navegación, a las aplicaciones, a los juegos online y al intercambio de mensajes e información.

Hay que mencionar que la interacción humana cada vez es más pobre, por ejemplo familias sentadas en torno a la mesa de alimentos, pero cada uno de ellos pendiente del teléfono celular y no del diálogo y la comunicación entre personas.

La Organización Mundial de la Salud señala que las personas pueden estar sufriendo “Nomofobia” en cantidades que van 8 de cada 10; hoy en día no nos sorprende en absoluto caminar por la calle y ver a la mayoría de personas pendientes del móvil, inclinando la cabeza sin mirar hacia delante por ir pendientes de la pantalla.

La nomofobia es un término novedoso que consiste en tener un miedo irracional a no poder usar el teléfono móvil, ya sea por no llevarlo con nosotros o por tenerlo fuera de cobertura o batería.

Veamos algunos rasgos que caracterizan a esta anomalía conductual:

  • ·         Molestarse cuando alguien no contesta algún mensaje
  • ·         Malestar por no contestar el Smartphone constantemente
  • ·         Dormir con el dispositivo muy cerca
  • ·         Preocuparse excesivamente por llevar cargadores portátiles por miedo a quedarse sin   batería.
  • ·         Revisar el móvil de forma compulsiva para verificar si hay notificaciones recientes.
  • ·         Tener molestia por quedarse sin señal.
  • ·         Despreocupación por obligaciones debido a la atención que le brinda al teléfono.

ALGUNAS ESTRATEGIAS PARA REMEDIAR LA NOMOFOBIA

1.    1. LOS ADULTOS COMO EJEMPLO

Reconocer que tenemos la responsabilidad de obrar en un sentido lógico, coherente y responsable, con madurez; es decir desenchufarse del móvil y engancharse con la familia.

2.    2. DIETA TECNOLÓGICA DEACUERDO A LA EDAD.

La tecnología se ha vuelto tan popular y asequible que ha llegado hasta los más pequeños; es recurrente ver a padres de familia entregar un smartphone los más pequeños con tal que estén entretenidos. Es inminente que accedan a lugares, sitios o imágenes que no son apropiadas a su corta edad. De ahí la importancia de ser cuidadosos y mesurar el acceso sin supervisión. Con los pre púber y los adolescentes debe existir una constante fiscalización sobre las calidades y contenido que visitan frecuentemente para fortalecer en ellos valores y virtudes ligadas a la responsabilidad.

3.    3. ORIENTAR

Debe cuidarse transmitir el mensaje que la tecnología tiene bondades, pero que es valioso emplearla inteligente y racionalmente, que se emplee como un medio para solucionar inconvenientes, pero que no se un medio para provocarlos.

Actuemos racionalmente, formemos a las nuevas generaciones para que en un futuro sean adultos equilibrados y responsables.

 

                                                                                                    Guatemala 08 de octubre 2020

 

 

lunes, 31 de agosto de 2020

LOS CUATRO TEMPERAMENTOS DEL SER HUMANO



Dentro del campo de la psicología es común entender que las personas tienen determinado carácter y el cual está sujeto a ser modificado, admitiendo que está también relacionado con la genética. El origen histórico nos remonta hasta tiempos de Hipócrates; Hipócrates, siendo el primero que hizo una  ordenación, según la cual tenemos dentro del cuerpo ciertos líquidos como la bilis, la flema y la sangre, cuyo equilibrio determinada el carácter de las personas: Por ejemplo, si la flema predominaba, se decía que era flemática y si predominaba la sangre, era colérica.

A pesar de los avances de la ciencia y del tiempo, está teoría aún rige la forma en que se clasifican los temperamentos en nuestros días. Conozcamos en las características genéricas de cada uno de ellos.

1.TEMPERAMENTO SANGUINEO

Las personas sanguíneas se les considera vivaces y alegres, expresivos, atentos, cálidos y amistosos, entusiastas y compasivos. No se identifican con la soledad, suelen tomar decisiones fundamentadas en los sentimientos y no en la reflexión. El temperamento sanguíneo puede presentar características relacionadas a la indisciplina, lo cual puede provocar que otras personas les tengan poca confianza; suelen ser desorganizados, es gente que constantemente está en movimiento, no prevén el futuro, viven el momento.

Estos individuos son receptivos por naturaleza, siendo regularmente extrovertidos, disfruta y contagia a los demás de un espíritu de diversión.

2. TEMPERAMENTO COLÉRICO

Se incluyen a personas de rápido actuar, activas audaces, prácticas en sus decisiones, autosuficientes e independientes. Se fijan metas y objetivos, siendo muy ambiciosos, valoran rápida e intuitivamente y no reconocen los posibles obstáculos que puedan encontrar en el camino si se fijan previamente una meta.

Otra característica de esta personalidad es que es extrovertido, adopta posiciones definidas frente a cuestiones y externa claramente su punto de vista; por lo general demuestra poca identificación por la música y el arte, su preferencia es hacia valores utilitarios y productivos en la vida. Toda profesión que demande liderazgo, motivación y productividad son áreas en donde se desempeña con facilidad.

3. TEMPERAMENTO FLEMÁTICO

El flemático tiene un sistema nervioso lento y equilibrado. Es tranquilo, nunca pierde la compostura y nunca se enfada; por lo cual suele ser el temperamento más agradable de todos. Suele ser una persona muy apática, sin muchas dotes de liderazgo (aunque eso no significa que no lo pueda ser).

El flemático evita comprometerse lo más posible, parece no alterarse nunca, y bajo su personalidad, suele experimentar más emociones que las que demuestra a los demás. No le faltan amigos porque le gustan las personas, tienen un sentido del humor natural y posee una capacidad especial para descubrir el lado humorístico de los demás.

Es de buen corazón y compasivo, aunque rara vez demuestra sus sentimientos. Procura no involucrarse mucho con las actividades de los demás, pero cuando lo hace, lo puede llegar a hacer con un grado alto de eficacia.

Las debilidades del flemático es que suele ser lento y ocioso, le falta empuje y ambición. Suele escudarse del dolor, y también puede ser sensible, aunque no tanto como el melancólico. Suele ser muy juicioso al momento de gastar el dinero. Es muy terco, pero suele pasar su terquedad más desapercibida que otros temperamentos, y también suele ser indeciso y temeroso.

4. TEMPERAMENTO MELANCÓLICO

Susceptible, egocéntrico y quisquilloso, así son las posibles características de este tipo de carácter; suele tomarse las cosas muy personales, podría llegar a sentirse perseguido, puede tomar decisiones poco realistas. Legalista y rígido. Ningún temperamento es tan susceptible a ser rígido, implacable e intransigente, hasta el punto de ser totalmente irrazonable.

Se dice que es el temperamento más rico de todos, y generalmente suele tener un nivel de inteligencia más alto que los demás temperamentos. Nadie más disfruta del arte que el melancólico y además es muy perfeccionista. El melancólico es analítico, puede adquirir toda una variedad de talentos, de tal manera que toda vocación que requiera creatividad es apta para el melancólico, como filosofía, la ciencia, la música, el arte. El melancólico es muy fiel y por lo tanto muy buen amigo, pero no consigue amigos con facilidad, más bien espera que vengan a él.

Debe considerarse positivo establecer un equilibrio racional y temperamental que incida en la toma de decisiones y la forma asertiva de poder comunicar nuestros sentimiento y pensamientos, haciéndonos más humanos y fieles practicantes de la inteligencia emocional.

Referencias:

https://elcerebrohabla.com/2010/03/04/los-4-temperamentos-del-ser-humano/

http://los4temperamentos.blogspot.com/2012/09/el-melancolico-y-la-familia.html

 

 

 

 

 

 

lunes, 13 de julio de 2020

LA EDUCACIÓN, RETOS Y OPORTUNIDADES




La educación debería ocupar un lugar importante dentro de la administración y la agenda pública, el tan ansiado estadio de desarrollo proviene del valor asignado no solo a nivel general, sino a nivel personal; por ello se afirma que la educación es la llave hacia el progreso que incide en la movilidad social. La ausencia de educación denota clara debilidades para la incorporación exitosa de las personas al mercado laboral, constituyéndose en un obstáculo para incrementar el nivel y calidad de vida de los individuos.
La educación es la base de la productividad, la cual estimula capacidades que forman el capital humano, para que se disponga de conocimientos, destrezas y aptitudes necesarias para ejercer una profesión o disciplina y que estimule las capacidades que le permitan resolver problemas y colaborar con su entorno.
Debido a la complejidad de las sociedades actuales y de los altos niveles de competitividad, la educación actual demanda mayores conocimientos y habilidades que en épocas anteriores. La formación escolar se constituye en clave para proveer las herramientas que influencien el comportamiento de los estudiantes en un futuro inmediato o mediato, la transmisión de valores complementa la formación integral deseable.
El escenario actual muestra una visión instrumental de la educación, a través de la cual los individuos alcancen sus metas; la tendencia es que sean cada vez más autónomos, de ahí la relevancia que se le otorgue a las tutorías o acompañamientos para consolidar los criterios propios y la creatividad individual.
La población en edad escolar es cada vez mayor, siendo imprescindible complementar gradualmente la preparación y siendo emergente valerse de los medios tecnológicos disponibles para extraer las mayores ventajas del uso pertinente de la misma.
Los formatos metodológicos han cambiado y se adaptan constante mente a los momentos que vive la humanidad, pero la misión y visión se mantienen; hoy más que nunca deben aprovecharse las oportunidades educativas e integrarse al sistema formativo, siendo valioso promover una educación inclusiva. En este sentido es oportuno reconocer que no todos los ciudadanos tienen las mismas oportunidades de asistir a las aulas, la evolución de las necesidades obliga a que muchas personas privilegien el desempeño laboral, sacrificando las bondades de la educación a las necesidades de sustento.
El sistema educativo nacional da cabida a distintas propuestas pedagógicas que sirven de guía para alcanzar los objetivos propuestos como individuos. Finalizamos con la siguiente reflexión:  vivimos tiempos de extraordinarias posibilidades y de asombrosos desafíos. Tenemos el conocimiento y los medios para construir un mundo inclusivo, sustentable y en paz. Lamentablemente, también vivimos en un mundo en que la incomprensión y la intolerancia ponen la paz y la sustentabilidad en peligro. Por ello es valioso y urgente educar a todas las personas para comprender realmente la diferencia entre ambos caminos, y cómo nuestras acciones cotidianas, la manera de relacionarnos con los demás y con el ambiente, son las que definen qué ruta será la que prevalezca en la historia que hacemos cada día.

sábado, 20 de junio de 2020

LA PARTE EMOTIVA DEL SER HUMANO



Las emociones humanas pueden definirse como la reacción subjetiva a estímulos de carácter experiencial determinados por factores físicos y externos. Según la Asociación Americana de Psicología las emociones son la base de la motivación humana, siendo el rostro de la persona regularmente el medio más visible de expresión. Podemos afirmar entonces que las emociones son recciones psicofisiológicas que pueden alterar la atención y la conducta del ser humano.
Los sentimientos son el resultado de las emociones, siendo más duraderos en el tiempo; inclusive pueden ser verbalizados a través de palabras. Fisiológicamente las emociones se organizan por medio del sistema endócrino, liberando neurotransmisores y hormonas que se integran al complejo proceso de metabolización interna.
Las emociones se experimentan constantemente en diferentes intensidades y nos acompañan desde nuestro nacimiento hasta la muerte.  Uno de los escenarios donde deben orientarse a los niños y adolescentes a identificar, legitimar y gestionar las inquietudes, temores, alegrías y sensaciones es la familia.
“La madurez se logra cuando una persona pospone placeres inmediatos por valores a largo plazo” (Joshua L. Liebman); esta no se alcanza necesariamente a determinada edad, expertos en neuro ciencia cognitiva señalan la necesidad de nuestro cerebro de enriquecerlo con aprendizajes e interacciones continuas, aprovechando de la plasticidad del principal órgano que rige nuestras actividades vitales.
Hoy en día las nuevas generaciones disponen de una cantidad enorme de información, datos y estímulos que aprovechadas coherente y metodológicamente construyen competencias integrales que son requeridas por los centros laborales. Sin embargo, no basta con llenar sus mentes de hechos, cifras y conocimientos pasivos, sino se entrena su cerebro en la habilidad más importante, denominándosele como: “Inteligencia emocional”, que se traduce en una serie de hábitos y estrategias que logren capitalizar y entender, entre otras cosas, lo siguiente:
·         Asumir y aprender de los errores que se cometen (por supuesto que lo ideal es evitarlos)
·         No temer a los cambios, ya que estos traen nuevos aprendizajes.
·         Como personas no somos el centro del universo, formamos parte de un todo, en el cual nuestra presencia es importante y esencial.
·         Respetar los demás como nos respetamos a nosotros mismos. (eso incluye la naturaleza)
·         practicar una útil empatía, entender y comprender a los demás y demostrarlo con acciones claras y diarias.
·         Aceptar que a veces se pierde y tener la capacidad de no rendirse.
·         No debe centrarse en las quejas o lo negativo, Si algo que incomoda o no agrada, tiene que disponer del valor de cambiarlo o aceptarlo.
No es más maduro el que más años tiene, sino el que más ha aprendido.
Cabe destacar que los niños que han sido entrenados en inteligencia emocional tienen mejor autoestima, son más resilientes y sociables, disponen de una mejor capacidad en la resolución de conflictos. Finalmente; entrenar a las emociones no es una tarea fácil por cuanto implica administrar un autoconocimiento, gestión de estrés y practicar el optimismo.

miércoles, 6 de mayo de 2020

VIVENCIA SOCIAL DE MOMENTOS TRASCENDENTES




Las sociedades mundiales transitan po momentos que históricamente se habían vivido hace un siglo; las características de la pandemia derivada del Covid-19 muestra en todas sus dimensiones nuestra fragilidad llevando a la humanidad a un punto de inflexión. Esta experiencia colectiva, para la cual no estábamos preparados, puede mostrarnos un futuro incierto, totalmente inédito en nuestra historia reciente. La crisis provocada por el denominado SARS-COV-2 no es la primera ni, desafortunadamente, será la última a la que se enfrente el hombre, debiendo extraer de la misma las lecciones aprendidas para retornar a nuestras actividades más fortalecidos, visualizar oportunidades nuevas y caminar con un profundo sentido de conciencia social.
Los desafíos generacionales que tenemos frente a nosotros deben ser abordados teniendo un sentido positivo. Indudablemente las huellas que dejará esta enfermedad trascenderá durante mucho tiempo; lo mismo sucedió con la “Gripe española” que atacó a quienes Vivian alrededor del año 1919 y cuyos efectos alcanzaron los ámbitos económico, político y social.
La pandemia y sus efectos se posiciona en un primer plano y relega a otros temas a un “mañana”, ya que del desarrollo y conclusión de la misma depende inclusive la propia sobre vivencia. El confinamiento forzado del cual ha participado más de un tercio de la humanidad debe provocar la reflexión sobre aquellas pequeñas cosas que, quizá, no valorábamos (por ejemplo, un simple abrazo o estrechar la mano de un amigo).
El teletrabajo, la enseñanza remota y el acceso a productos culturales en línea son algunos artículos que recibirán mayor cobertura y promoción; y que decir de los valores humanos que han sido estimulados, haciendo florecer virtudes como la solidaridad hacia personas desposeídas y en situación vulnerable. Ello nos hace meditar sobre lo afortunados que somos al tener sobre nuestra mesa el sustento diario y necesario, lo cual debe generar un agradecimiento infinito al creador por ese privilegio.
El nuevo siglo XXI (del cual no llevamos recorrido ni la cuarta parte) nos muestra un rostro de sacrificio que nos deja en estado de Shock, el mismo sentimiento que nuestros padres y abuelos pudieron haber vivido con las guerras mundiales del siglo pasado. En este caso el combate no es contra un ejército visible, sino un enemigo microscópico, al cual se le derrota con medidas higiénicas, abundante agua, jabón, distanciamiento social y mascarillas.
La factura que tendremos que pagar todos es elevada junto con el costo económico, pero sobre todo el contexto humano, debiendo ser una experiencia que nos una y, particularmente los niños y los jóvenes deben ser orientados para hacer florecer en ellos el amor hacia el prójimo y la naturaleza, fortalecer los lazos consanguíneos y construir una cultura de pensamiento y actitud positivas,
La crisis del CORONAVIRUS es un reto para todos y es además el motivo perfecto para replantearnos nuestra misión y visión como personas y orientarlas no hacia ámbitos materiales sino en construir perfiles en nuestros hijos y alumnos siendo racionales e íntegros, congruentes con la resiliencia, practicantes de conciencia ciudadana, no siendo consumistas, conscientes de sus necesidades reales.
Rescatar un mensaje que trascienda de esta vivencia está en nuestras posibilidades, fortalezcamos nuestro espíritu y recordemos:

“ EL ARCOIRIS BRILLA DESPUÉS DE LA TEMPESTAD”
Deseamos paz y bien en sus vidas y sus hogares.

lunes, 9 de marzo de 2020

LA PROCRASTINACIÓN




Significa la dilación o postergación de compromisos o tareas que conscientemente están programadas y pendientes de materializar. Se considera como un modelo de escape, una evasión sistémica de obligaciones y responsabilidades personales que demandan inversión de tiempo y esfuerzo. Inevitablemente, y derivado de los adelantos tecnológicos y acercamiento a gadgets, las personas tienden a distraerse y a olvidar sus responsabilidades en el trabajo o el hogar.
Prepararse una taza de té, responder correos, revisar las redes sociales pueden ser actividades que se prioricen entes de atender lo que demanda tiempo y esfuerzo; el patrón crónico es el mismo: elegir retrasar las tareas a pesar de las consecuencias si no cumple con esos plazos.
Esta dilación puede incluso ser perjudicial para su salud, lo que lo estresa a largo plazo, lo que lo alienta a dejar de hacer ejercicio o comer de manera más saludable. ¿Como podemos hacer para ayudarnos a postergar menos y motivarnos más?
En primer termino no podemos confiar al 100 % de la fuerza de voluntad como medio para vencer la procrastinación, hay que ser honestos y aceptar que esta es frágil y puede no funcionar. Después de 15 años de investigación sobre la procrastinación, Fuschia Sirois, de la Universidad de Sheffield, descubrió que el problema de la procrastinación no es simplemente la pereza o el mal manejo del tiempo: implica dificultades para regular las emociones.
Una de las estrategias más asertivas para evitar la procrastinación es PLANIFICAR CON ANTICIPACIÓN. Esto le ayudará a prever las probables causas que le desvíen la atención, además le va a permitir que su cerebro destine las prioridades de su trabajo y lo va a comprometer a cumplir con sus objetivos.
REDUCIR EL ESFUERZO INVOLUCRADO: Debe hacer que sea lo más fácil posible comenzar. El concepto de arquitectura de elección es bien conocido ahora, con algunos comedores que ponen fruta cerca de las cajas en lugar de chocolate para tentar al personal a comer más saludablemente. También podemos hacer esto por nosotros mismos. Si esperas salir a correr a media mañana, vístete con tu ropa de correr. O coloque su trabajo en su escritorio la noche anterior para que lo primero que vea sea esa tarea con la que necesita continuar. Elimina cualquier distracción. 
Se debe contrarrestar la dilación con una oportunidad de premio. Una nueva investigación de Kaitlin Woolley en la Universidad de Cornell ha demostrado que, como es de esperar, las recompensas inmediatas motivan a las personas a esforzarse más que las recompensas que tienen que esperar. Necesitas encontrar una recompensa inmediata que haga que todo se sienta un poco más fácil.
QUERER ES PODER
Si se ha tomado la decisión de realizar algo es por que nadie lo ha obligado, de ahí que no es considerado como un deber; más bien es un querer. cuando piensas que haces las cosas corque es un deber, te puedes sentir obligado a hacer algo con lo que no te sientes a gusto y eso te impedirá poner todas tus ganas y habilidades enfocadas en cumplir con esa tarea; mientras que si es algo que quieres hacer porque es lo que te conducirá al éxito tan anhelado, entonces dedicarás más del 100% de ti a cumplirla y lo harás con todo gusto. Verás, así Como evitar la Procrastinación se te hace más fácil.